Consejos para tu primera maratón

Os diría que no la hagáis, que es una de las distancias más exigentes, que pones al cuerpo al borde de sus fuerzas, que suponen mínimo cuatro meses de preparación o que puedes lucirte más en una medía maratón sin exponeros a todo lo que os acabo de decir…Pero si ya estáis ahí, sois uno de los elegidos que habéis entrado en este selecto club para tocar la gloria con las manos, sensaciones únicas en un reto que nos pone al límite, que nos hace muy fuertes.

Cuando hablo de maratones me emociono, me doy cuenta que he llegado hasta aquí sin ser consciente de que esto es lo que quería, porque cuando vas a por la primera no sabes muy bien cómo va a ser. Tranquilos, si ya estáis aquí es porque estáis preparados.

Yo iba a dar consejos prácticos, los daré, antes las emociones, que juegan un papel muy importante. Cuando te has planteado el reto de correr la primera maratón, has puesto un objetivo a unos cuantos meses vista, jugando con tu motivación y tus emociones. Por eso cada vez que he entrenado sola la tirada larga, lo único que podía pensar es que llegaba a la meta y, me acuerdo, cuando llegué grité con todas mis fuerzas. Con esto quiero decir que no debemos dudar en ningún momento, porque lo vais a conseguir.

De los detalles técnicos no os voy a hablar, en Internet hay muchos planes de entrenamientos para cada uno, según el tiempo y la forma física que tengamos. Hay que tener disciplina para seguirlo, nos ayudará a ponernos en forma para la prueba. En nuestro grupo, Runners Madrid Río, lo tenemos más fácil, tenemos al mejor entrenador de corredores de todo Madrid, Javi.

La semana antes es muy importante. La alimentación imprescindible para ir bien cargados de todo lo que necesitaremos ese día. Los tres primeros días hay legumbres, verduras y hortalizas frescas, carne o pescado a la plancha, frutos secos, fruta…Repartido en cinco comidas y un poco más de lo que comes habitualmente. Los tres siguientes días cambiamos las legumbres por pasta, importantísima para estar cargados de hidratos de carbono. El día antes, la cena a las siete de la tarde y el famoso resopón, leche con cacao y una rebanada de pan, a las nueve, para irse a la cama pronto, que dormir es muy importante.

Las defensas, esas famosas defensas, ya llego tarde para deciros que un mes antes hay que intentar no resfriarse, el cuerpo está tan castigado que puedes enfermar, por eso es recomendable tomar algo que pueda elevarlas, como unos viales de jalea real…Mi médica de familia, además, me recomendó tomar en ayunas una zanahoria, lo he notado.

La cabeza es la baza que todo maratoniano/a tiene para terminar la prueba. Hasta los treinta y pico kilómetros llegas, después tu cerebro te guiará a la meta. Es lo que os he dicho antes, nunca dudes de que vas a acabar. Es un ejercicio que utilizan psicólogos/as, usar  frases positivas, nunca negativas.

Siempre me imagino entrando en meta.

Los pies son fundamentales, por eso nos compramos una zapatillas de marca con las que hemos entrenado y luego vamos a correr, las que mejor se han adaptado a nuestro pie y forma de correr. Hasta aquí fácil, pero no nos falta algo, sí, los calcetines, de los mejores y muy ajustados al pie, que no sobre nada. ¡Ah! La vaselina untada en toda la superficie del pie antes de enfundarnos el calcetín, eso evitará que nos salgan ampollas. Las uñas bien cortadas. Y por último, yo cambié de cordones, los uso elásticos como los deportistas de triatlón, eso me ha evitado que se me ponga alguna uña negra.

El día ya está ahí, nos levantamos con cuatro horas de margen, así evitaremos nervios, nos dará tiempo a desayunar tranquilos, a pasar por el baño, a vestirnos y preparar todo aquello que queremos llevar y a respirar hondo. Los nervios los tendremos, nos ayudarán a correr. Yo os recomiendo que antes del tomar el desayuno toméis un protector estomacal, evitará que os siente mal todo lo que se toma a lo largo de la carrera.

Durante la carrera a disfrutar, sí ya veréis que lo pasaréis bien, lo habéis estado esperando muchos meses, llega la hora y esa emoción contenida se desborda, nos hace felices, sí. No os olvidéis de los avituallamientos, no os paséis ni uno, el agua a sorbos pequeños, la bebida isotónica no la rechacéis, porque necesitamos sales para asimilar el agua. Los geles yo los he llevado siempre, supongo que vosotros haréis lo mismo, dos o tres serán suficientes. Tomad los trozos de plátano que os ofrezcan, es un rollo comer corriendo pero os evitarán calambres en las piernas.

Como decía Murakami en su libro, acabas harto de comer y beber en una maratón. Mejor acabar harto que desmayado.

Esto se lo dedico a mis amigos que se embarcan este año en su primera maratón son Jaime, Dani, Luis y Miguel, también a Pepe, a Juanjo, a Jordi, a Marga y a todo el grupo, todos son  grandes corredores.

Vais a experimentar una de las sensaciones más fuertes y alucinantes que podáis imaginar. Acordaros, al llegar a meta gritad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s